México toca fondo

México toca fondo

Falta de gobernabilidad y quehacer político ocupa al Papa Francisco; Liderazgos internacionales dejaron de observar para tomar acciones

  Nogales, Sonora. – “… Porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti” (Mateo 18:6-7).

La falta de gobernabilidad y quehacer político ha tocado fondo en México, vivimos etapas diferentes, donde el propio mandatario nacional se dice “acosado” por la intromisión de liderazgos internacionales, éstos, dejaron de observar para tomar acciones y en esta problemática ahora se ocupa el Santo Padre.

La carta enviada a los deudos de 15 personas asesinadas en Reynosa, no es la primera ni la única acción del Vaticano; tampoco es un escenario de oportunidades para la Iglesia en la vida pública mexicana. Por el contrario, esto se convierte en las acciones que la propia Iglesia ha decidido tomar para contrarrestar la falta de gobernabilidad y la ausencia de política en la actual administración federal, encabeza por Andrés Manuel López Obrador.

Líderes mundiales han puesto la mirada en México, y el presidente de la República en su momento ha insinuado que se vive intromisión, pero las acciones del Vaticano son las luces rojas para quienes tienen la capacidad de comprehensión y análisis en la vida social, política, económica y de gobernabilidad.

La violencia no solo toco a las puertas de la Iglesia, más bien, introdujo la muerte en ella.

La sociedad católica en nuestro país sigue siendo de gran volumen, pero quienes creen en la palabra hacen un casi todo de nuestra sociedad, es decir, la mayor población de México cree en Dios, a su modo, en su religión, con sus propias ideas y lineamientos, pero creen en Dios, todos buscan al ser Supremo.

La Iglesia católica es de las más grandes e influyentes en la vida mexicana, es por ello que se convierte en la primera en tomar acciones, y es imperante el descarrilamiento social actual que el propio padre, Jorge Mario Bergoglio, el Padre Francisco, se ocupa de marcar un cambio para el bien de la sociedad.

“… Porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!, dice Mateo 18:6; Esto no es intromisión, pero podemos entender que el Papa quiere corregir las malas acciones o la inacción de quien dirige los destinos de una gran nación.

Porque el Papa Francisco quiere al pueblo mexicano.

En tiempos de Calderón la CEM publicó un exhorto pastoral titulado “Que en Cristo Nuestra Paz, México tenga Vida Digna”. En este documento la Iglesia católica llamó a todos los órdenes de gobierno, sociedad, jóvenes, padres de familia, sacerdotes y educadores, a unirse en la construcción de la paz e impulsar el desarrollo humano integral”.

“Eran tiempos en los que se hablaba de violencia e inseguridad”, pero plantea que la violencia continúa, y que “es un tema que nos llama a todos a decir con nuestras acciones: ¡Basta ya a la violencia!”.

Las políticas públicas de López Obrador a nivel internacional no son las favorables ni las deseadas, pero se respetan;

sin embargo, es la comunidad, el mundo, quien no permitirá que las acciones permisivas a delincuentes generen caos en Latinoamérica.

La violencia es un factor que enciende alerta máxima en autoridades estadounidenses, y el gobierno de Joe Biden también ha tomado acciones en propio territorio mexicano.

Puede verse como interés personal para que el vecino país del Norte no padezca los fenómenos delictivos que se viven de este lado, pero debemos entender que si el Gobierno de USA se desestabiliza, las consecuencias son internacionales.

Existe una paradoja donde muchos piensan, al fuego que vive México, entre carteles y drogas, con una mano se le hecha agua y con la otra gasolina. Y sí, claro que sucede. Por desgracia o fortuna, el gobierno busca controlar las guerrillas, esas mismas guerrillas que antes fueron intensas en Colombia y hoy son más comunes en territorio mexicano, sin embargo, como México tiene su lado oscuro, USA también lo tiene, y por desgracia ambos fenómenos parecen ser aliados del Gobierno.

En México cada día se acusa una relación estrecha entre López Obrador y la familia de “El Chapo Guzmán” – Cartel de Sinaloa –, pero la fuerza bruta de este gobierno se acerca más al Cartel Jalisco, que en algunas zonas del país ya se le denomina “de Regeneración Nacional”; mismos que siembran caos y dejan una franja roja por donde pasan.

El Cartel Jalisco parece tener autorizado su actuar, parece que tienen permiso del propio Gobierno Federal, porque no hay reacciones de las autoridades contra esta ola de violencia que generan. Y muchos pensarán que deseamos enfrentamientos, que el Ejército y la Guardia Nacional choquen día a día contra los carteles para desestabilizar más al País, pero la verdad no es así.

Sí queremos que el gobierno de López Obrador se faje los pantalones y demuestre su liderazgo que por muchos años ofreció a México, que corrija las políticas públicas que llevan a nuestro país al caos y garantice la seguridad para que el pueblo se enfoque en hacer una vida prospera.

La visita a México de Pietro Parolín, secretario de Estado de la Santa Sede fue calificada como poco exitosa, una vez que los pronunciamientos de López Obrador siguen contraponiéndose a la Conferencia del Episcopado Mexicano y los mensajes del propio Papa Francisco.

Entonces, ¿será necesario recordar al presidente de México lo que dice Mateo 18:7?

Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti”.

Gracias estimado y único lector por seguirnos, comentar y compartir en diferentes medios y/o redes sociales.

Nos leeremos en el siguiente Ángulo Inferior.

Román Pineda / Noticias dPoder

You must be logged in to post a comment Login